Sunday, August 10, 2008

Fiesta y represión

El último número de Letras Libres se dedica al análisis político del deporte olímpico como máscara de la autocracia globalizada. Por ejemplo, Ian Buruma que cree que
Es muy probable que el gran ganador de los Juegos Olímpicos sea el régimen chino... el espectáculo deportivo podría terminar exacerbando el rijoso nacionalismo chino y otorgando al Partido Comunista una excusa más para mantener el poder sin implementar los cambios que la sociedad demanda.
O el análisis de Ana Turrent de la China comutalista (ese híbrido teratológico de comunismo y capitalismo de estado) contra la complaciencia del optimismo de los intereses creados:
El fuego del pebetero olímpico deslumbra pero no enceguece: tras el brillante disfraz de China se ocultan un Estado sombrío y autoritario y una sociedad censurada y vulnerada en sus derechos más elementales.

1 comment:

Cristina Falkenberg said...

Esta mañlana hay un interesante artículo de Eugenio Bregolat en El Imparcial. Dice algunas verdades pero también muchas medias verdades. Es obio que el que pasa de 1 a 2 dólares diarios está un 100% mejor pero no deja de ser muy pobre... incluso si pasa de 1 a 5. Las primeras deslumbrantes tasasa de recimiento económico son siempre así: de dos cifras y muy espectaculares. Hay sin embargo toda una serie de cuestiones respecto de las cuales no es ningún impedimento que el país no sea globalmente rico para poder proceder a su supresión, desde la pena de muerte, los juicios sin garantía alguna, la reforma del sistema penal (sustantivo, jurisdiccional y penitenciario), una carta decente de derechos laborales, unos mínimos sistemas de previsión social, etc. etc.

El link es
http://www.elimparcial.es/contenido/20613.html

Simplemente digamos que hay muchas personas a las que les conviene no dar este paso. La denuncia debe seguir por supuesto que sí, y especialmente ahora que "todo el mundo está mirando", porque se trata de cuestiones perfectamente realizables.