Thursday, August 21, 2008

El que no respeta a los vivos tampoco respeta a los muertos

153 personas se dejaron ayer la vida en el trágico accidente de Barajas, los atletas españoles que están disputando en Pekín las competiciones olímpicas estarán, supongo, tan conmocionados como estamos todos los demás. Ellos, los atletas, tienen que sobreponerse a las circunstancias terribles y a su propio dolor y, también en esto como a nosotros, no les queda otro remedio que trabajar, que en su caso es competir.

La diferencia es que a la mayoría de nosotros nuestro trabajo no nos expone a la luz pública, como a ellos, ni nos da la oportunidad de rendir un sencillo homenaje que ellos, como personas con una especial proyección estos días, sí tenían la posibilidad de rendir de cara a todo el mundo. Pero el COI y los organizadores de estas Olimpiadas de la Vergüenza no se lo han permitido: ni ha sido posible que nuestra bandera ondease a media asta en la Villa Olímpica ni se está permitiendo a nuestros atletas competir con un brazalete negro.

Supongo que, como a mí, la decisión les habrá provocado a muchos de ustedes dos sentimientos sentidos con singular fuerza: sorpresa e indignación. El segundo es más que razonable (si es que todavía nos quedan reservas de indignación para los gerifaltes chinos y los del COI); el primero, muy comprensible en estas circunstancias, tiene menos razón de ser: el que no respeta a los vivos (y los esclaviza y los oprime y los encarcela y los masacra) difícilmente podrá respetar a los muertos.

Aquel que tiene a las personas como mero instrumento de su poder o de su negocio no podrá sentir por los muertos algo más de lo que siente por los vivos. No, no debería sorprendernos, pero eso sí: una vez más el COI y el PCCh nos dan la justa medida de lo que son: una gentuza despreciable y sin sentimientos.

7 comments:

octopusmagnificens said...

Olympic demagogic champion.

La tentación de utilizar a los muertos en Barajas era demasiado fuerte. Pero en fin, aquí tenéis al presidente chino, al señor Hu Jintao, ese tipo despreciable y sin sentimientos, pero con el coraje para atender personalmente a las víctimas del terremoto de hace unos meses. Los teoconservadores no tenéis el patrimonio de los buenos sentimientos.

Anonymous said...

El tipo que ha escrito esto tan demagogo se supone que es periodista, ¿no?.


El COI no ha admitido con anterioridad en estos Juegos que hubiera símbolos de duelo por el asesinato en la Torre del Tambor, un monumento en el centro de Pekín, de un familiar del entrenador de Estados Unidos de voleibol, ni por el fallecimiento del presidente de Zambia Levy Mwanawasa ni tampoco por el conflicto bélico desatado entre Rusia y Georgia.



El COI, según Blanco, entiende el motivo de esta petición por la gran tragedia ocurrida, pero va en contra de la Carta Olímpica que impide cualquier manifestación, símbolo o signo ajeno al olimpismo.


Noticia en La Vanguardia

Se puede pensar que eso de que no se pueda utilizar símbolo alguno en las Olimpiadas no es justo o lo que se quiera, pero hacer demagogia tan barata con esto es una verguenza.

Os estais luciendo.

octopusmagnificens said...

Que no, que ha sido el PCCh. "Y quien diga lo contrario es un miserable".

Manolo said...

No se conforman con robarnos medallas los del COI para darselas a los chinos que encima no nos dejan homenajear a nuestros muertos ,esto es indignante,no me lo puedo creer.

Anonymous said...

Parece ser que los deportistas españoles están más por lo que dice el autor de la entrada que por lo que braman los comentaristas.

http://libertaddigital.com/deportes/el-coe-respeta-la-decision-del-coi-de-no-permitir-que-la-bandera-ondeara-a-media-asta-1276336927/

O sea, que no os enteráis ni de lo mínimo y los deportistas os lo dejan muy clarito.

A lo único de sustancia en los comentarios se puede replicar que la costumbre en el oprobio no lo conviere en alabanza. La maldad por costumbre no es menos maldad, sino más, precisamente por el perfeccinamiento que supone la reiteración. La falta de sensibilidad de las autoridades chinas es costumbre, nada más. Son coherentes en esa rigidez entre ridícula, paternalista y borde tan propia de los regímenes dctatoriales: las cosas son como a ellos les da la gana y la sensibilidad será la que dictaminen ellos como tal, y punto. Así que menos lobos repartiendo carnets de periodista y más meditar lo que se escribe.

Anonymous said...
This comment has been removed by a blog administrator.
Willy said...

Al margen del asunto de los derechos humanos, que por supuesto no respetan ni el COI ni el PCCh, quiero destacar también otra cuestión, en el aspecto deportivo:

Mientras el BOGOC -comité organizador de las Olimpiadas de la Vergüenza- se preocupaba de que las banderas ondearan al viento con esa máquina que habrá costado un dineral, los organizadores no han sido capaces de prever algo tan previsible como la lluvia. Así es que, con esa jarreada que cayó el jueves en Pekín, hasta los atletas tuvieron que ejercer de funcionarios para secar la pista todo lo posible. Ahí podíamos ver a una saltadora de altura martillo en mano para señalar la marca, o a una lanzadora con un rastrillo tratando de achicar el agua.
Simplemente vergonzoso.

Saludos a todos los que haceis este blog y mucho ánimo.