Monday, August 25, 2008

El verdadero rostro de los Juegos


Cuando empezamos a preparar y editar Olímpico Desprecio creo que ninguno de nosotros esperaba que la dictadura china fuese tan burda como para cometer algunos de los errores propagandísticos que ha cometido; al fin y al cabo, la propaganda era lo más importante de estos Juegos para ellos y lo lógico es que la cuidasen hasta el más nimio detalle. Pero bien sea porque el poder absoluto hace a quien lo ostenta creerse más listo de lo que realmente es, bien porque después de tantos años de dictadura comunista se pierde el norte de lo que es moral y lo que no lo es, las autoridades chinas nos han revelado su verdadero rostro, el verdadero rostro de los juegos, con el ridículo cambiazo de niñas de la ceremonia de apertura.

Así, aunque ha habido gestas deportivas realmente impresionantes e históricas, yo y muchos no recordaremos estos juegos por las maravillas de Bolt en la pista o Phelps en la piscina, sino por la pobre Yang Peiyi cantando entre bastidores mientras su rostro se ocultaba "por el bien de la patria" y era la cara de Lin Miaoke, tan bonita ella, la que centenares de millones de telespectadores veían en las pantallas.

Me dirán muchos que tampoco hay que darle tanta importancia a lo que no es más que un detalle de una inmensa ceremonia dentro de un acontecimiento todavía más inmenso, pero yo creo que en muchas ocasiones en los detalles está el significado profundo de las cosas. De China y su régimen se podrían decir mucho (de hecho, mucho se ha dicho ya en este blog que se acerca a su fin) que son terriblemente más graves que se cambie a una niña "fea" por otra "guapa" en un show, pero pocas son tan simbólicas como ese cambio.

Porque es un cambio que simboliza, como pocos, el uso masivo de la mentira, del engaño, la construcción de una fachada de apariencias tras la que se esconden los dientes desparejados y los mofletes gordos de la sociedad comunista; porque es un cambio que simboliza, como pocos, el nulo respeto al individuo, a los seres humanos que son, simplemente, "usados"; porque es una trampa hecha con las personas por definición más desprotegidas, los niños, los que más necesitan del apoyo de los adultos y aquellos en los que se han de transmitir los valores de lo que queremos que sea nuestra sociedad futura; y porque, además, se trata de niñas, las grandes perjudicadas de la política eugenésica del régimen, una política que ha llenado su país de fetos abortados y nuestras calles de niñas chinas que fueron abandonadas a la suerte de que una pareja occidental las sacase del infierno.

Pero lo más simbólico de todo es que Yang Peiyi, cuyo rostro vergonzante había de ser ocultado, no es un monstruo desfigurado sino una niña normal y corriente, a la que las fotos muestran incluso mona y con una cara muy simpática; una ricura, vamos, poseedora además de una voz excepcional. Es una niña, en resumen, de la que todo padre se sentiría orgulloso, pero que no alcanzaba los estándares que requiere "el hombre nuevo", la sociedad perfecta que el PCCh lleva décadas instaurando a sangre y fuego, el fuego de la más atroz de las dictaduras y la sangre de decenas de millones de sus compatriotas.

No, el rostro de estos Juegos no es la cara un poco de paleto de Phelps, ni la de Bolt con sus muecas y sus zapatillas doradas; el rostro de estos Juegos es el de Yang Peiyi, con su voz escondida que nos dice: todo es mentira, todo es una grosera y sangrienta mentira.

9 comments:

Memetic Warrior said...

En el fondo la eugenesia China no es mas que lo recomendado por las Naciones Unidas en todo el mundo. Esta no es la sombra oscura de un régimen exótico y agonizante, sino la muestra de lo que las esclarecidas élites occidentales están esperando instaurar en todo el mundo, incluido occidente.

No estamos viendo el totalitarismo del pasado, sino el que nos viene encima.

felicidades y gracias por este blog.

octopusmagnificens said...

Y Diane Lane tampoco canta en Calles de Fuego. Ella pone la imagen y otra pone la voz. ¿Y qué?

Anonymous said...

octopus, siempre equivocas el punto. Unas veces porque es la técnica del provocador, otras porque de tanto usar, acabas perdido del todo.

El tema es el engaño, mentir, decir lo contrario de lo que se piensa con intención de engañar.

Anonymous said...

Como sugerencia, los creadores de este blog podrían crear otro, cuyo tema puede ser "porqué un liberal como Recarte hace negocios en un país totalitario".

Anonymous said...

'Como sugerencia, los creadores de este blog podrían crear otro, cuyo tema puede ser "porqué un liberal como Recarte hace negocios en un país totalitario".'

Vaya, ahora toca decir "tú más". Si tanto tema hay y tan interesante es, no tienes más que crearlo tú y meter enlaces. Puedes estar seguro de que te visitará mucha gente. Claro, que a lo mejor no puedes. En fin, es lo que hay...

Anonymous said...

querido beau me temo que no leistes mi ultimo comentario en telon de seda, contestandote al tuyo que metias a la familia por medio, te decia tu señora no sera de esas repimpoyas que se pasean por las obras esperando que los albañiles le digan guarradas, espero tu contestacion querido, ah y me contestas tambien diciendome como no te censuran.

Beau Brummell said...

Buenas noches, garrulo: ¿Me encontraste a faltar? Yo a ti no, debo reconocerlo, porque aunque la incultura siempre llega al alma humana (es lo que otros denominan “lástima”) no deja de ser menos cierto que empalaga, incluso revuelve el estómago. Tan es así, que cuando “leí” tu nuevo…¿comentario? sólo puede cenar un poco de Chatka y dos copas de chablis frío. Reconozco que no “leí” tu deposición, gañán, ya que ante una prosa tan cortijera y semejante a la que utiliza un cabrero, leer, lo que se entiende por leer, es imposible: ¿Te imaginas cómo serían tus cazurrerías transcritas al método Braille? Los pobres invidentes pensarían que sus dedos se deslizan sobre papel de lija de grano grueso, el elemento adecuado para tratar con “asuntos” bastos: tú eres un ejemplo paradigmático.
No obstante, mi afición a los crucigramas me ayudó a comprender algo de tu comistrajo lingüístico, y mi intuición sobre tu baja estofa hizo el resto. Reconozco, y no es vanagloria, que realicé un auténtico trabajo de orfebrería para dar sentido a tu disentería prosística. Por otro lado, los preparativos para el lanzamiento de mi blog— Comentarios con pedigrí— me absorbieron más de lo deseable; sin embargo mis esfuerzos obtuvieron sus frutos. Por lo pronto, Christopher Bailey aceptó encargarse del diseño de la plantilla, para el que ha desarrollado unos interesantes bocetos con estampados de las novedades de Burberry’s. Asimismo, Girard Perregaux, I.W.C.,Louis Vuitton y Hennessy confirmaron, mediante fax, el patrocinio de sus empresas a Comentarios con pedigrí. De la misma forma, la dirección de las cavas Moët&Chandon dio su conformidad para que la presentación de Comentarios con pedigrí se realice en el Trianon de Epernay; es más: el Moët Grand Vintage será la única bebida que mis invitados podrán degustar. Yo soy modesto por naturaleza, agarbanzado hombrecillo, y no me atrevo a calificar el lanzamiento de “fiesta”, prefiero explicar que celebraré “una pequeña soirée entre buenos amigos”. Sea como sea estoy satisfecho, porque creo que todos comprendieron los objetivos de mi nueva “bitácora”: conseguir un mayor sentido del estilo, la innovación y la modernidad; aunque sin olvidar el buen gusto, los modales (los míos, no los tuyos, claro está) y las tradiciones. Las invitaciones fueron cursadas ayer, pero no esperes ninguna, el motivo está claro: Black tie preferred; no te imagino con un peaked lapel, una camisa wing collar, una bow tie y unos opera pumps; o en su defecto y si te gusta bailar, unos Oxford modelo Balmoral en charol. Aunque ahora que caigo en la cuenta sí te imagino: ¡NO RECIBIRÁS NINGUNA!
Ahora, si me lo permites, contestaré a tus preguntas, pero debes aceptar que si no utilizas los signos correspondientes (¿?) es difícil distinguir cuándo alguien formula una pregunta o afirma algo. “Mi señora” (¡qué expresión más deleznable!, espero que a tu esposa no la presente con ésa fórmula) no pasea cerca de los andamios, y te lo puedo asegurar rotundamente por un solo motivo: soy soltero. Respecto al porqué no me censuran, yo no puedo responderte, rústico: no soy el administrador del blog. Por el contrario, sí puedo explicarte mis sospechas, y para que entiendas— si ello te resulta posible— la importancia de los modales cuando se trata con otros, aun para defender ideas opuestas, te llamaré por tu nombre: Antonio. Aunque ya te lo recordé en varias ocasiones, debes reflexionar sobre si tu primer comentario en Olímpico Desprecio fue adecuado, ¿recuerdas el comienzo?: “¡Vaya panda de subnormales que hay por este blog!”. Me he permitido añadir los signos ortográficos correspondientes, Antonio. Medita sobre ello, y nada mejor para hacerlo que aplicar la empatía: ¿qué pensarías tú de alguien que se dirige a ti de ésa manera?, ¿cuál sería tu reacción? El problema reside en que algunos confunden a un blogger con un muñeco de pim-pam-pum, y eso no es cierto, Antonio, porque las personas que escriben en Olímpico Desprecio simplemente expresan su opinión sobre un tema, opinión ésta que puedes compartir o no, rebatir o no; pero la cortesía es obligatoria, al menos si deseas que tu parecer se tenga en cuenta. Lo que no es de recibo es “presentarse” de esa manera y después, cuando alguien te pone en tu lugar o te proporciona una dosis de tu propia medicina, gritar “¡mamá pupa, mamá pupa!”.
No recuerdo que alguno de tus “comentarios” haya sido eliminado, Antonio. Sin embargo, en lugar de preguntarte el porqué algunos comentarios fueron eliminados, pregúntate por qué otros comentarios, a pesar de mostrar su desacuerdo con las ideas expresadas en Olímpico Desprecio, no lo fueron. No creo pecar de temario si afirmo que por una cuestión de modales, ya sabes: “Acciones externas de cada persona, con que se hace notar y se singulariza entre las demás, dando a conocer su buena o mala educación”.
No desprecies mis opiniones, Antonio, porque ellas son el linde que marca la frontera entre un demócrata y un dictador de tres al cuarto, entre un librepensador y una pobre acémila que come lo que encuentra en el pesebre. Ya para finalizar, te propongo una cuestión: ¿Te ha gustado que me refiera a ti por el nombre de Antonio o prefieres el rosario de epítetos que te he dedicado con especial cariño?: a los demás les ocurre lo mismo.

S.affmo.

Beau Brummell.

P.D.- Sé buen chico, Antoñito, y recibirás una invitación para la soirée de Comentarios con pedigrí. Además, y ahora que nadie nos lee, te adelanto que todos los asistentes recibirán de regalo una corbata de Marinella, con un diseño exclusivo, lógicamente: noblesse obligue.

Anonymous said...

excelente clausura a tus comentarios querido brummell en olimpico desprecio, excelente, debo admitirlo, beau en una cosa llevas razon he aprendido mucho con tus respuestas en serio, ahora bien la invitacion para tu soiree se la puedes dar a cerberus yo me quedare en la tasca de mi barrio tomando unas cañas con tapita, es que me molesta esas fiestas donde la mentira se pasea como por su casa, la mayoria de asistentes solo van demostrando lo que no son, y lo sabes querido, beau nos veremos estoy seguro algun dia en cualquier rincon de internet, recibe mis mas sinceros saludos, asta siempre beau.

antonio ,,, ,,,

Beau Brummell said...

Me satisface leer tus palabras, Antonio. Espero que nos volvamos a encontrar en algún rincón de internet, aunque me encantaría que nuestro tono fuera otro y yo no tuviera que dedicarte tantas “bajunerías” como en Olímpico Desprecio: el tiempo y la casualidad tienen la última palabra.
Recibe un cordial saludo y transmite mis respetos a tu esposa, Antonio.

S.affmo.

Beau Brummell